Nuestra Misión

En Abogados Para Hispanos tenemos la intension de ser la mano que ayuda a todos aquellos hispanos que llegan a Estados Unidos sin saber a quién acudir para comenzar su proceso de inmigración, queremos evitar a toda costa que sean estafados por tramitadores y personas que se hacen llamar paralegales, los cuales cobran un montón de dinero por diligenciar las formas, pero lo hacen de manera errónea, generándoles problemas a futuro para cuando tengan que presentarse ante una corte; cientos de personas al día son víctimas de este modus operandi, y aunque muchos logran contratar un buen abogado a tiempo para arreglar y salvar su caso; esta no es la historia de todos, muchos de quienes les engañaron sus ilusiones con mentiras han sido deportados porque definitivamente su proceso no tenía reversa. 

Los procesos de inmigración para legalizar en Estados Unidos son una inversion a largo plazo, por eso necesitan una representación legal de calidad de exitosa, aquellos que sepan cómo resolver su proceso de manera lógica, organizada y con resultados positivos, para que así valga la pena todos los esfuerzos que tienen que hacer nuestra comunidad hispana al venir a un país totalmente ajeno. 

WhatsApp Image 2022-02-16 at 3.40.19 PM.jpeg

Las victorias de nuestros clientes son nuestra motivación

En Abogados Para Hispanos hemos tenido la dicha de asistir a mas de 2 mil personas en nuestra comunidad y lograrles la liberacion del Centro de Detención, ganar su caso de asilo, la cancelacion de expulsion, el estatus juvenil especial e incluso llegar hasta la inmigración. Aqui tenemos la vocacion de ayudar, es por eso que desde el princio de su proceso de inmigracion hasta obtener la conclusion exitosa de su caso. Compartimos el triunfo de nuestros clientes como nuestro propio; educando y uniendo a nuestra comunidad, cada vez seremos mas poderosos.

Nuestro equipo

“América está abierta para recibir no solo al extranjero opulento y respetable sino también a los oprimidos y perseguidos de todas las naciones y religiones” - George Washington